Las diferentes partes de nuestro cuerpo -incluidos los órganos- están reflejadas en las plantas de los pies. Esto quiere decir que aplicando masaje en las plantas de los pies actuamos de forma indirecta o refleja -y efectivamente sobre estos músculos, órganos u otras partes del cuerpo que requieren tratamiento.

La aplicación de la reflexología podal se realiza mediante la presión en áreas concretas de los pies. De esta manera orientamos la técnica a conseguir equilibrio físico y mental. Asociados a esta terapia encontramos los siguientes beneficios:

  • Actúa sobre el estrés y activa la circulación sanguínea.
  • Es relajante y deshace las contracturas.
  • Mejora la calidad del sueño y activa el sistema inmunológico.
  • Favorece los mecanismos de depuración y eliminación de las toxinas.